Empresas de Barcelona, pioneras en el uso de firma digital

La firma electrónica ya es una realidad en las empresas de la capital catalana. Barcelona cuenta con un gran número de empresas que utilizan la firma digital o firma electrónica, sobre todo la firma biométrica manuscrita, que se trata de una firma manuscrita sobre un dispositivo electrónico con todas las garantías legales que ofrece una firma manuscrita tradicional.

La Ley 59/2003, de 19 de diciembre, publicada en el Boletín Oficial del Estado, considera que las firmas biométricas tienen plena validez legal. Esta ley considera la firma biométrica como una firma electrónica avanzada que proporciona valor probatorio ante un tribunal, ya que garantiza la autenticidad, integridad y no repudio de los documentos firmados.

Esta innovadora tecnología permite el reconocimiento de personas basándose en rasgos conductuales como la velocidad, el trazo y la presión. Las tabletas donde se firma capturan hasta 1024 niveles de presión distintos para asegurar totalmente la identificación de la persona que firma. Este proceso captura la información biométrica de la firma digital manuscrita (presión del lápiz, la velocidad de escritura y la aceleración), la protege de acuerdo al estándar ISO 19794/7, y la inyecta en el documento electrónico. El sello de tiempo garantiza que este documento no ha sido modificado desde ese preciso momento.

Gracias a todas sus ventajas en ahorro de materiales, tiempo y costes, muchas empresas han comenzado a utilizarla en una gran variedad de casos como firmas de contratos, firmas para pagos con tarjeta, recepción de pedidos, etc.